La prisión política existe: Caso Hotel Principado

En noviembre del 2019, Jesús (21 años), Matías y Benjamín (18) fueron acusados por la quema del Hotel Principado de Asturias en Providencia y por fabricación y lanzamiento de artefactos incendiarios (molotov)
El Ministerio Público, representado en la primera audiencia por América Vergara, presenta como única prueba el relato de un carabinero intramarcha y pide 80 días de prisión preventiva mientras se realiza la investigación, lo cual es concedido y los tres compañeros son encarcelados.
Esos 80 días se extendieron por múltiples motivos, en marzo 2020 inició la pandemia en nuestro país, vulnerando aún más la situación de Matías, Jesús y Benjamín, quitándole las visitas de sus familiares, retrasado audiencias y alargando la investigación que ya llevaban 120 días con ellos en prisión preventiva. No fue hasta abril 2021, un año y 5 meses después en que el tribunal absuelve a los tres acusados por no contar con pruebas para acreditar la acusación de quema del Hotel.  Esto no se tradujo en la libertad de los compañeros, pues quedaba la fabricación y lanzamiento de artefactos incendiarios por los cuales el Ministerio del Interior (Rodrigo Delgado), la fiscalía y el Consejo de Defensa del estado solicitó 7 años y 6 meses por cada uno de los delitos, 15 años totales para cada uno de los acusados. Nuevamente, sin pruebas vinculantes ni reales, solo con el testimonio de policía infiltrada, fueron encarcelados o en este caso, siguieron en prisión hasta un nuevo juicio.
Las familias y abogados presentaron una solicitud de nulidad del juicio antes la Corte Suprema que fue acogida parcialmente en noviembre 2021, 7 meses después del último juicio, destacando que la infiltración de carabineros en la marchas es ilegal pues se realizó sin autorización de un alto mando, el ministerio Público u otra entidad por lo cual las pruebas presentadas adolecen de licitud, pero solo lo reconoce para los hechos ocurridos el día 12 de noviembre 2021, no así para el 13 y 14, pues para estos días contaría con una “orden verbal” que los autorizaba.
Gracias a este fallo fue modificada la medida cautelar de prisión preventiva a arresto domiciliario total, y se da orden a un nuevo juicio.
El día 31 de mayo 2022, absuelven a los tres compañer@s, por fin libres de todo cargo.
Pero la persecución política siguió, la defensa del estado apeló y se firma una nueva orden de arresto por el 8vo juzgado que busca encarcelar nuevamente a Jesús, Matías y Benjamín.
La prisión política en Chile es real, persigue a decenas de compañer@s quitándoles el vivir mismo. La tarea de exigir su libertad es diaria y es concreta. Invitamos a tod@s nuestr@s lectores a activarse en post de ella, desde difundir, aportar económicamente, organizarse por su pronta liberación o manifestarse, porque quien se olvida de l@s pres@s, se olvida de la lucha.