Sobre el conflicto Rusia- Ucrania y el rol de la OTAN y los EE.UU.

Durante la madruga de este jueves 24 de febrero se expandía la noticia a nivel mundial sobre el comienzo de un ataque militar Ruso hacia su vecino país de Ucrania. En horas previas al ataque Vladimir Putin había anunciado que realizaría “una operación militar especial” y que el objetivo era “proteger a las personas que han sido objeto de abusos y genocidio por parte de Kiev”. Además, habría dicho que “quien intenten interferir y, más aún, quien intente crear amenazas para nuestro país y nuestro pueblo, que sepa que Rusia responderá de inmediato con consecuencias que nunca han visto en la historia”.

Para entender lo que desencadena este conflicto es necesario conocer parte de la historia y el contexto en el cual este se desarrolla. Desde la caída del muro de Berlín y desintegración de la URSS, la OTAN[1], se había comprometido a no moverse hacia el Este, sin embargo, lo que la OTAN hizo a partir de 1989 fue rodear Rusia a lo largo de toda su frontera con la salvedad de Bielorrusia y Ucrania. La avanzada de la OTAN hacia Ucrania explica en parte el ataque militar a este país. Ucrania históricamente ha estado en alianza o procesos que interfieren el proyecto ruso (como la revolución de los colores y la GUAM, algo casi obvio si consideramos que ucrania tiene una alta influencia nazi y de extrema derecha en alianza con EE.UU que busca su control por recursos naturales y su posición geopolítica.

Lo que reclama Rusia es una cuestión de seguridad nacional amenazada y acorralada durante los últimos 20 años, tanto con sanciones económicas, diplomáticas, estigmatización de la prensa internacional entre otras y es que el peligro que genera  Rusia no solo es su gran poderío Militar, el peligro de Rusia también es que es un país rico en recursos naturales, su vasto territorio concentra reservas de agua, petróleo y gas entre otros. Pero ¿por qué se gatilla este conflicto en Ucrania?, el conflicto se desarrolla principalmente por los intereses del gas tanto de EEUU, como de Rusia, principales consumidores de gas a nivel mundial, Rusia gracias a la accesibilidad terrestre a su mercado principal, el europeo, optó por los gasoductos, EEUU solo puede atravesar el Atlántico o el Pacífico en buque, por lo que su opción fue el gas licuado transportado en grandes barcos. Sin embargo Rusia cuenta con incertidumbres no pudiendo controlar el transporte del gas debido a las presiones de los países de OTAN, según distintas fuentes, uno de los directores de la empresa gasística más importante de Ucrania, Burisma, fue Hunter Biden. Hunter es hijo de Joe Biden, actual presidente de los EEUU. Lo que explicaría uno de los principales factores del actual conflicto.   

Por otro lado, Ucrania posee dos regiones (Donbass y Lugansk) que se alzan contra el fascismo y la derecha del territorio nacional, que han sido bombardeados y atacados  tanto su porción cívica como militar; Rusia también busca prestar respaldo y defensa a dichos frentes (por los propios intereses ya mencionados)

La OTAN históricamente ha respondido a los intereses del gran capital y al servicio de los intereses imperialistas de EEUU, los países europeos en su mayoría cómplices de las atrocidades del imperio Norteamericano, quienes no generan mayores cuestionamientos en torno a sus injerencias militares alrededor del mundo. Solo habría que preguntarse ¿Cuántas bases militares tiene Rusia en el mundo? o ¿Cuántas bases militares tiene Rusia en la frontera de EEUU? O ¿Cuántos  porta aviones rodeando sus costas?

Sin duda la salida militar es el peor escenario para los millones de refugiados que dejará esta situación, la inoperancia y falta de posición de los países europeos genera sin duda una situación lamentable, ya que probablemente la mayoría de los refugiados no llegará a territorio EEUU y esta situación tendrá repercusiones económicas, sociales y culturales para la clase trabajadora europea entre otras consecuencias; considerando que Rusia abastece prácticamente el 50% del gas que se consume en Europa. Ni la Unión europea, ni la OTAN, ni menos EEUU tienen un interés real de evitar el conflicto y la amenaza de Putin es real considerando el desarrollo militar y nuclear con que cuentan las grandes potencias.

¿Cuáles serán las consecuencias para Chile? La dependencia de Chile en la economía mundial y de estar al alero de EEUU, tendrá como posibles consecuencias una aceleración de la inflación más acentuada aún de la que hemos estado viviendo durante los últimos meses, ya que este conflicto generar una inestabilidad y un inminente aumento de los precios del petróleo y gas, lo que puede desencadenar y significar el aumento de otros productos de la canasta básica.


[1] La OTAN fue creada en plena Guerra Fría (1949) y originalmente integraba a 12 países: Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Francia, Italia, Dinamarca, Noruega, Luxemburgo, Islandia, Bélgica, Países Bajos y Portugal. En 1952 su suman Grecia y Turquía, y en 1955 la República Federal de Alemania. En 1982, traición de Felipe González mediante, España se incorporó a la organización. En 1999 se sumaron Hungría, Polonia y República Checa. En 2004 tuvo lugar la quinta expansión de la OTAN con la incorporación de Bulgaria, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Letonia, Lituania y Rumania. En 2009 continúa el proceso con la entrada de Croacia y Albania; en 2017 lo hace Montenegro, en marzo del 2020, ya en plena pandemia, Macedonia del Norte. De este modo, esta benemérita organización tiene acorralada por completo a Rusia a lo largo de toda su frontera occidental, con la salvedad de Bielorrusia y Ucrania.