El colapso climático 

“Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre (…) Es importante señalar que las sociedades de consumo son las responsables de la atroz destrucción del medio ambiente (…) No se puede culpar a los países del tercer mundo, colonias ayer y explotadas y saqueadas hoy, por un orden económico mundial e injusto (…) Cesen la insensibilidad, la irresponsabilidad y el engaño. Mañana será demasiado tarde para hacer lo que debimos hacer hace mucho tiempo”

Fidel Castro Brasil en 1992


Ya son hechos cada vez más evidentes los efectos del calentamiento global, los que generan estragos a nivel mundial. El actual calentamiento en que se encuentra el planeta no tiene vuelta atrás.
El recién pasado mes de Julio ha sido el más seco de la historia en Chile y el que registra mayor cantidad de incendios a nivel mundial. En el caso de Chile, la región Metropolitana presenta una crisis hídrica que alcanza el 80% del déficit de agua de un año “normal”, lamentablemente el panorama no es alentador y en los próximos años la situación y los efectos del cambio climático serán más catastróficos, por ejemplo; se proyecta que la desertificación siga aumentando considerablemente y de forma muy acelerada.

Los efectos del colapso climático se han manifestado en otras latitudes, tal como inundaciones en China o Europa, a lo que se suman innumerables incendios forestales en Turquía, Alemania, Estados Unidos, Grecia, la amazonia y África, designando al mes de Julio 2021, como el con más incendios de la historia en el planeta, mientras que en el sur de Brasil se registraron caídas de nieve, situaciones inusuales que ya se vislumbraban desde hace bastante tiempo, pero que comienzan a hacerse realidad de forma cada vez más periódica. Las antiguas proyecciones se comienzan a transformar en hechos concretos, han traído como consecuencia un lamentable reporte de miles de desplazados producto de las catástrofes climáticas, generando incluso más desplazamientos que los conflictos armados.

La situación es crítica y las reacciones ya son tardías considerando los múltiples focos de sobre explotación de los recursos naturales y de las intervenciones de ríos, humedales, mares y biodiversidad en mano de los monopolios del capitalismo mundial.  

Los científicos advierten que si se mantiene la actual emisión de gases que producen el efecto invernadero, la temperatura global seguirá aumentando y el calentamiento global sería irreversible y seguirá produciendo cambios meteorológicos extremos, por lo tanto, se pronostican con más frecuencia catástrofes.

La contradicción entre el desarrollo del capitalismo y la naturaleza es un brutal crimen contra la humanidad.

Un planeta que no aguanta más el nivel de explotación de los recursos naturales nos tiene al borde de una catástrofe, la inacción frente a la situación climática es un crimen, sabiendo de las consecuencias que se avecinan. Es sumamente importante tomar conciencia e impedir que el gran capital siga devastando la naturaleza, como lo ha hecho hasta hoy y proyecta seguir haciéndolo.