CRISIS SOBRE CRISIS

CRISIS SOBRE CRISIS

Por Pablo Moya Romero – Vanessa Martínez Palo

Dirigentes FENATS Histórica Maipú

El dia de ayer, se liberaron 24 comunas de la Región Metropolitana, las mismas que hace algunos días mostraban indicadores de subir sus porcentajes de positividad, a pesar de estar en Fase 1. Por lo cual surge la pregunta legitima de la política publica y sanitaria para resolver realmente este conflicto a nivel general en nuestro país. ¿Cuáles son las reales medidas que estamos tomando para poder avanzar? ¿es suficiente con la escuálida participación del IFE y la nula aparición de los gobiernos centrales en la gestión real de los problemas clínicos que nos aquejan?

Foto del atochamiento fisico en la sala espera del Hospital el Carmen- 30 de Junio

La situación en los hospitales esta fuera de control, con el 100% de las camas ocupadas, con unidades Criticas a no poder mas, con promedios de ingresos de pacientes altos en virtud del recién comenzado invierno. Pero a esto debemos necesariamente agregar  la realidad interna de las y los trabajadores de la salud aquejados por diferentes variables como; Ausentismo ( hoy principalmente licencias psiquiátricas) , cobertura de turnos ( Principalmente de técnicos, que es un déficit critico a nivel nacional) , el agotamiento físico arrastrado por la poca cobertura y atención clínica en los cuidados de los pacientes de forma deficiente por la escases de personal y los problemas de infraestructura a raíz de los aforos internos en los establecimientos mismos, que vuelven caótico la resolución de la dinámica diaria en los centros asistenciales, entre otros diferentes problemas que podrían ser una lista interminable a nivel nacional.

¿Vamos sumando? Crisis de la pandemia desde marzo del 2020, mas de 4 olas de contagio a nivel nacional, personal de la salud en un punto critico, sin retorno y aparentemente, vemos un problema en la lista de espera que crece y crece y lo vemos también en las gestiones actuales; Sebastián Piñera y el ministro Paris del mal gobierno , convocaron al presidente de la Academia de Medicina de Chile, Dr. Rodolfo Armas; el presidente de la agencia Acreditadora de Programas y Centros Formadores de Especialistas Médicos (APICE), Dr. Vicente Valdivieso y el miembro de la Academia de Medicina de Chile, Dr. Carlos Akel, entre otros. Sin embargo poca inclusión y participación transversal existe aquí, de actores como las organizaciones de trabajadores, que son quienes sostienen la crisis sanitaria actual, ni pensar en la figura del Colegio Medico que hoy mantiene un plan Distinto para el tratamiento de la Pandemia. Sumemos la acusación constitucional contra el Ministro Paris, en medio de la variante Delta, que viene impactando de forma sistemática y aterrizando directamente en Talca.

Hoy la crisis en este mal gobierno la siguen pagando las y los trabajadores en diversas áreas de nuestra sociedad; con agotamiento y estrés de quienes cumplen labores en nuestros hogares (dueños y dueñas de casa) el teletrabajo y la alta exigencia que significa la precarización de la flexibilidad laboral, la salud mental la cual va empeorando en Chile de forma exponencial, una crisis económica que se profundiza y esta en la puerta de la casa.

¿Que necesitamos?

  • Mayor dotación en los establecimientos públicos, que son quienes sostenemos la realidad del chile popular.
  • Mayor cantidad de apoyo psicológico a los trabajadores de la salud
  • Mejorar los problemas de infraestructura
  • Cobertura y amplitud de camas con mas personal de salud para atender a la comunidad.
  • Sostener un ingreso universal económico para quienes no tengan ingresos y no se sometan a buscar el sustento en las calles.

Finalmente no podemos desconocer que el Estado chileno ha sido limitado en la gestión de políticas sanitarias, quizá esto es el resultado de años anunciando la construcción de hospitales, resultando ser concesionados y endeudando la fuerza publica, oxigenando al sector privado, sin que ello signifique un incremento significativo en personal, en calidad de vida para las y los trabajadores, en condiciones integrales, no sólo a nivel de infraestructura, sino que además a nivel de dotación, de fortalecimiento de equipos de trabajo, en el cuidado de quienes cuidan sin restricciones a todos los habitantes de este país, quienes además no podemos darnos el lujo de cerrar urgencias, pues, cuando la salud mercantilizada cierra su negocio, somos nosotros quienes seguimos luchando, es esta primera línea, la que hay que dignificar, para que el pueblo, especialmente el pueblo que sufre día a día, tenga un lugar donde acudir.

Las y los trabajadores de la salud SOMOS PUEBLO