“Ha sido un paso orgánico el ir tomando los desafíos del territorio”

Por Carlos

Bladimir Corrales vive en Ancud, Chiloé. Poeta y profesor de historia y ciencias políticas. Ha participado en muchos colectivos políticos y pedagógicos en varias zonas de Chile. Luchador social, investigador y activista de la problemáticas del archipiélago.

¿Por qué es importante el estudio de la historia y cómo la historiografía tendría sesgos políticos claros?

Esta pregunta es compleja toda vez que haya que explicar en estas líneas la importancia de la historia, sino que además avanzar hacia el rol que tiene la historiografía como amplificador de un discurso o de una intención de mostrar la memoria y el rol que tiene en la construcción de las sociedades para explicar tal o cual postura.

En primer lugar, podríamos mencionar que la historia es importante para posicionar al ser humano, para entender cuál es el rol que ha desempeñado durante su estadía en este planeta, por más distintas visiones que tengamos de la historia o las formas de mirarla que tengamos. Hay una definición que concita mayores consensos y pretende liberarla de las discusiones posteriores: la historia es la acción del ser humano en el tiempo y espacio. Ponemos el énfasis en ir desentramando que es lo que permanece y que es lo que cambia, la permanencia-cambio. Es en esta operación en donde el tiempo y espacio son el escenario de la acción. La historia pondrá sus ojos en el ser humano y lo relativo a su humanidad, crea puentes entre el pasado, no todas las veces lejano, sino pensando en el pasado reciente que le comunica, le conversa, de ciertas cosas y la historiografía, por otro lado, sería el compendio de esos estudios y la manera en que se agrupan para, desde un espacio de la conciencia, desde un espacio del discurso, se entrega una visión del Cómo el Cuándo y el Por qué.

Esta visión es lo que llamaríamos las escuelas historiográficas, de dónde nos hablan, de qué procesos nos hablan, de qué sujetos o sujetas nos cuentan. La decisión de poner en el centro de los estudios. Por ejemplo, la historia de un pueblo o una localidad versus  el valor del cobre en la bolsa de Londres pueden parecer muy distantes, pero si estamos hablando de lo que influye en los sujetos y sujetas, ambos casos tienen que ver con “lo humano”. 

Quisiera mencionar que los sesgos políticos existen a la hora de poner al servicio de determinado discurso la investigación histórica o los procesos que se investigan. En el caso de la historia de Chile esto es evidente. La influencia que tiene la historia oficial, la historia conservadora, respecto de la construcción del Estado, de la construcción de la represión en el país, pues necesitan encontrar una justificación para cada una de las acciones que han tomado. Es más, necesitan otorgar legitimidad a ciertos procesos. Esta legitimidad es la que entra en controversia, al entrar en controversia es, por lo tanto, un campo de disputa. 

Podemos decir entonces que existe una mirada que es política y en esta pregunta se ha planteado el tomar posición con un sesgo. Hablaría del término camino. La historia tiene caminos para adentrarse en ella, son siempre reflejo del presente, eso es innegable, de las miradas del presente para entrar en el pasado.

¿Qué papel cumple el leninismo en la lucha de los trabajadores del mundo y cómo dialoga con el anarquismo sindical y el movimiento antirracial, anticolonial y antipatriarcal?

Voy a dar una impresión muy sucinta del asunto. No puedo extenderme demasiado ya que no soy experto en estos ámbitos, pero voy a exponer algunos planteamientos que considero no hay que perder de vista.

El leninismo como herramienta aglutinadora de la lucha proletaria en el mundo es el reflejo de nuestro siglo XX, es la manera en que el proletariado a nivel mundial logró una organización y una coordinación de lucha contra el sistema capital sin precedentes, es la primera expresión que tenemos del triunfo de la Revolución. 

Entonces, el leninismo no sólo tiene un espacio dentro de la lucha proletaria del mundo sino que además es la herramienta que ha demostrado ser efectiva para lograr unificar al mundo proletario.

Ahora podemos encontrar todos los matices y divergencias respecto de las realidades particulares, pero aquello no borra el desarrollo sistémico propuesto por Lenin.

Diálogos existentes entre el anarco sindicalismo, la lucha antipatriarcal, anticolonialista y el leninismo es de un crisol muy amplio y difícil de enmarcar en respuestas claras o directas. Creo que hoy por hoy se vive en una constante mixtura de expresiones políticas que no obedecen a patrones tan estrictos desde la propuesta a la acción política, no hay una frontera o un paraguas que absorba tu lucha y la englobe en una mayor, que la termina consumiendo. 

Creo que solo es posible encontrar en la práctica situaciones en donde se comparten veredas de construcción.

Además, es muy peligroso catalogar o rotular de manera tan clara a los movimientos de acuerdo a los horizontes de lucha, pero más de acuerdo a qué métodos de construcción sociopolítica están hoy en escena.

Hay muchas variables e información abundante para procesar, es un gran desafío ir descubriendo esos diálogos.

¿Cómo las luchas panamericanistas se han organizado frente al capitalismo y sus instituciones permeadas por la subvención al empresariado en la segunda mitad del siglo XX?

Creo que en este aspecto hay varios elementos organizacionales que han mutado y se han convertido en parte de la lucha institucional, ya sea en la administración del Estado en el caso Bolivariano de Venezuela y lo ocurrido en Bolivia, o de parte de los grupos de resistencia para encontrar canales de comunicación y articulación.

Si bien, en la segunda mitad del siglo XX, Latinoamérica fue el patio trasero para el dominio yanqui en el contexto de la guerra fría, en donde se instalaron dictaduras y luego modernizó el Estado. En algunos países sucedió con las mismas dictaduras y en otros fue la versión neoliberal que sucedió posterior a los militares.

Es evidente que a fines del milenio se comenzó a fraguar lo que hemos visto como un renacer de la tercera vía o de un socialismo del siglo XXI, como es el caso de Rafael Correa en Ecuador.

Las luchas panamericanistas crecieron en coordinación al alero de elementos símiles en su explotación: el agua, los bosques y los minerales que son codiciados por las transnacionales encuentran en las comunidades latinoamericanas una defensa. Ese proceso se fraguó en el fin de siglo.

Se fue pasando de una lucha ideológica que imponía el capitalismo, por un lado, y la versión de capa caída del comunismo ruso, sumido en su perestroika, a una que diera paso a la oposición entre el mercado y lo público, la empresa versus la naturaleza. Esos serán los cimientos de lo que ocurrirá y ocurre desde el nuevo milenio en adelante.

¿Qué estrategias extraídas desde los libros El arte de la guerra y El príncipe recomendarías aplicar en los trabajos territoriales y la dura realidad de la infiltración policial en ellos?

Planificación e información. De El arte de la guerra de Sun Tzu podemos extraer que mientras más conocemos a nuestro enemigo menos vulnerables seremos, pero eso trae consigo el conocernos a nosotros mismos, es decir, necesitamos no sólo confianza en nuestras vecinas y vecinos sino en la historia de trabajo y de acciones. El tema de los  infiltrados, particularmente en zona de conflicto latente, es una estrategia archiconocida. El punto es que hoy en día se verá más presente producto del auge de la lucha y el enfrentamiento directo. Es difícil asumir que alguien se infiltre en lugares donde no existen conflictos o intereses que defender.  Y en cuanto a El príncipe de Maquiavelo, lo dejaría para otro período, y no en broma, por los ribetes que conlleva la administración de poder.

¿Qué me puedes decir sobre la rebeldía Huilliche patente en su revuelta contra los encomenderos españoles en el año 1712, y su posición especial frente al Estado posterior a la independencia gracias al tratado de Tantauco?

En primer lugar mencionar el lugar poco conocido que ocupa en la historiografía este levantamiento, a pesar de que las fuentes de la época lo señalan como el acontecimiento bélico más importante después de la rebelión mapuche de 1655.

Esta rebeldía tuvo sus frutos, a pesar de ser sofocada su revuelta. Las condiciones, que permitía la corona española y que ejecutaban los encomenderos, se vieron “suavizadas” en gran parte para evitar que la población local hiciera causa común con los piratas y grupos que llegaban al archipiélago queriendo hacer frente a la corona.

Hay elementos que pudiéramos relacionar a una revuelta pretérita, como lo es la de 1712, pero que distan mucho de lo que fue la anexión al Estado nacional en 1826 y de las condiciones pactadas. En este último suceso no estamos hablando de indígenas, sino más bien de vasallos de la corona española, defendiendo su último reducto. Pasa que el tratado en sí pareciera un gran acuerdo para la población Huilliche del archipiélago, como documento, el tema es que en la práctica es similar a los tratados que el Estado de Chile celebrará con los Mapuche, y que luego no respetará ni aplicará. Es letra muerta.

¿Cuál es la historia de la Concertación, su discurso ideológico y sus programas políticos reales en este Chile neoliberal?

La concertación de partidos por la democracia tenía una fecha de caducidad; la transición. Cuándo esta asociación de partidos se prolonga por 2 décadas deja en claro que su labor no ha rendido frutos, es decir, aún no existe dicha transición.

Desde el discurso en contra de la dictadura, a uno que administre el modelo económico, parece que comienzan a variar las prioridades y vemos como se acomodaron de lo mejor en el sistema implantado en dictadura, terminaron siendo los mejores administradores. Les cambiaría el concepto de concertación a concesión, define mejor su actuar, fueron los reyes de las concesiones. 

¿Cuáles han sido las demandas principales del movimiento chilote en estos últimos 30 años?

Desde la década de los 90, una de las demandas principales tiene relación con la presencia del Estado, es decir, la industria salmonera instalada desde los 80 en adelante no tuvo nunca una reglamentación o límites a su explotación, no existió un estado que le pusiera freno al deterioro medioambiental ni tampoco una regulación a la precariedad del empleo.

Una legislación acorde a la realidad de la pesca artesanal y no la que existe hoy en día servil a la multinacional pesca industrial.

La demanda por una salud digna a través del sistema de salud estatal que sea de alta resolutividad y no un pasaje hacia Puerto Montt. Mejorar la conectividad del archipiélago hacia el interior y no con un puente hacia el continente.

Por un grado mayor de soberanía territorial, esto grafica de mejor modo las demandas. El reconocimiento por parte del Estado de la insularidad y, acorde a ello, legislar y dotar al territorio de herramientas que resuelvan sus problemas desde acá, no desde un Estado centralista y asistencialista.

¿Cómo se relacionan los sindicatos de trabajadores de las empresas salmoneras con la explotación medioambiental y la proletarización de las comunidades del archipiélago?

Creo que ha existido un trabajo importante por parte de los sindicatos. Ir, por un lado, denunciando las prácticas que van en contra del cuidado medioambiental y, por otro, mejorar las condiciones laborales a las que han sido expuestos. Creo que la labor principal que han tenido los sindicatos es la de poder ser agentes de educación e incluso de tensionar el espacio agradable, por decirlo de algún modo, del contrato. Hay un tema muy importante relacionado a la proletarización, como mencionas en tu pregunta, pero es un proceso que para mi punto de vista hay que analizarlo en el largo plazo. Hoy día ya se llevan quizás 30 años de la transformación de este modelo de trabajo asalariado y en el caso de Chiloé, particularmente, es sacarlo del campo, de la labores del campo, y de la marisca a un mundo de contratos de papeles, de información, de leyes, de las cuales no estaban acostumbrados. Ahora bien, con el paso del tiempo esto también ha llevado a que se entienda el poder que tienen los sindicatos a la hora de las negociaciones colectivas, y eso es muy importante en la actualidad.  Entender por un lado que los sindicatos de las salmoneras representan quizás a la mayor cantidad de trabajadores del territorio y que se puedan aglutinar en los sindicados, hizo durante mucho tiempo que fueran foco del trabajo de agentes políticos para su bien particular o controlarlos para ser meras bolsas de dinero. Por eso creo ha comenzado a cambiar en el último tiempo los sindicatos de la empresa salmonera. Han logrado avances importantes a la hora de definir su futuro laboral y a al momento de poder hacerle frente a todo lo que la industria esconde. Yo creo que los sindicatos son hoy día una de las herramientas fundamentales para poder dar una pelea más equiparada en torno a la defensa del medio ambiente y los abusos laborales.

Las ganancias netas de la industria del salmón en la zona es del 50% y el gasto en salarios para sus trabajadores es del 4%, ¿cómo influyen los partidos políticos en esta acumulación de capital y explotación social patente?

Algo que habíamos mencionado en la pregunta anterior, acá se refrenda. Tiene que ver con cómo durante mucho tiempo fueron los partidos políticos quienes coaccionaron la labor de los sindicatos, el trabajo de las empresas para conseguir aprobaciones, el trabajo de las salmoneras al alero de los partidos políticos con intereses de clase. Pues siempre, un lugar de dónde sacar recursos. Uno de los elementos que puedo mencionar es lo que ocurrió con la ley de pesca. Las condiciones en las que se desarrolló este trabajo asalariado. Fueron muy serviles a lo que los partidos políticos fueron planteando y hubo un financiamiento directo por parte de las salmoneras a estos partidos.

¿Qué llevó a la desculturización de la diversidad humana presente en Chiloé, como la pérdida de las tradiciones de apoyo colectivo de la minga o el tragún?

Yo no sería tan tajante al respecto. En este análisis creo que hay elementos que nos pueden dar luces de cómo existió una caída en los elementos tradicionales de organización, pero de ahí a decir que han desaparecido, es algo muy arriesgado. Yo creo que hoy día estamos asistiendo a un momento importante de la historia del archipiélago en donde resignifican este tipo de tradiciones y tienen un espacio en la actualidad, en la modernidad. Creo que el tragún y la minga están presentes hoy día en el archipiélago, están presentes en las nuevas generaciones y de una manera propia están actualizadas con otros formatos, con otros funcionamientos, ya que lo principal era la relación con la Tierra. Hoy se expresa de diferentes maneras.

Si tuviéramos que poner a un responsable del proceso de pérdida de tradiciones, evidentemente, es el capitalismo y su modernidad en torno al espacio tradicional chilote, pero creo que hoy en día existe una mixtura y además existe una clara intención de ir rescatando elementos de valor tradicional y significándolos en el presente.

Desde tus estadías en la zona centro de Chile, ¿cuál sería el trabajo político a desarrollar para que las propuestas de regionalismo frente al centralismo no queden en meras promesas históricas?

 Si hay un elemento a destacar en este ámbito es el trabajo territorial, porque independiente de encontrarnos en la zona central o en las provincias de este país, si es que existe un trabajo territorial, si es que existe una posibilidad de ejercer poder de organizar desde este espacio, podemos ir construyendo mecanismos soberanos y decisiones. El elemento central a desactivar en esta estructura del Estado unitario es el de la soberanía territorial, en la medida que los territorios puedan ir dando soluciones a sus problemas y no esperar que desde la administración central se decida.

Por otro lado, mencionar que no son solo las organizaciones las que deben caminar hacia la descentralización, sino los componentes del Estado también, y eso es un trabajo mucho más complicado si solo transitamos la cornisa o los márgenes del poder.

¿Cuál es la polarización de posturas, tanto mediáticas como individuales, frente al tema puente del Chacao y el consorcio extranjero que adjudicó la licitación que lo ejecutará?

Es amplia y conocida. Particularmente tiene que ver con la gente que es más cercana al espacio geográfico donde se desarrolla el proyecto, la zona norte del archipiélago la comuna de Ancud. Es en este lugar en donde se presentaría la mayor adherencia al proyecto que se realice pronto. En el último tiempo se han realizado encuestas de opinión respecto de las prioridades del archipiélago en donde prima la atención en salud, la infraestructura en comunicación interna de la isla y en tercer lugar el desarrollo local.

El puente no figura como una de las prioridades de la isla de Chiloé, ya que fue impuesto desde el modelo central de administración. Se entiende la necesidad del Estado en estas inversiones gigantescas pero a la vez se evidencia el negocio en torno a quienes visitan las obras y los recursos que se quedan en manos de extranjeros, y ni siquiera la mano de obra local sirve para desarrollar estos trabajos.

¿Cómo afectó la pandemia del covid-19 al archipiélago y cuáles fueron las medidas de tránsito en cuarentena hacia sus islas?

 Estamos actualmente viviendo los efectos de la pandemia. Hoy día se encuentran tres comunas en cuarentena y se ha transitado desde la cuarentena total y hasta la cuarentena de fin de semana.

Uno de los elementos principales es que no hay espacio de resolución en el ámbito salud, es decir se combate con los elementos presentes en el espacio. Solo hay dos hospitales, en el caso de Castro y Ancud, y el resto son centros de atención primaria. La idea ha sido ir confinando a las comunas de mayor población, y en el caso de las Islas, y restringiendo las reuniones.  Hay una acumulación de casos producto del ingreso de personas a la isla, que en ningún momento se ha cerrado el paso. Hubo una barrera sanitaria y hoy existe un bloqueo respecto de la cuarentena. La opción inicial, por gran parte de la población, era llamar al cierre del archipiélago para así evitar que aumenten los casos. Esta decisión jamás fue tomada en cuenta y se dejó el ingreso de los camiones de trabajo de las empresas salmoneras, que son el principal foco de contagio.

¿Por qué son instalados vertederos y rellenos sanitarios en las comunidades Huilliches, afectando a las aguas y al medioambiente?

Porque no existe un ordenamiento territorial. No hay un diálogo fluido entre comunidades y el Estado y la administración local. La presión de las comunidades llega después que se han tomado las decisiones, cuándo no queda mucho que hacer desde el ámbito legal, se maneja todo en secreto. Debería ser algo de público conocimiento y consensuado. Nadie quiere un relleno sanitario en el patio de su casa. Es evidente que el tema basura toca techo en algún momento y en el caso de Chiloé se adoleció de planificación a largo plazo. Hay muchos factores que terminan incidiendo en decisiones apresuradas y cada vez más erráticas.

¿Cuál ha sido el trabajo previo al lanzamiento público del Movimiento Archipiélago Soberano?

Principalmente, reunir experiencias. La gran mayoría de las personas que se han ido integrando al movimiento vienen desempeñando un trabajo territorial de años y hemos ido coincidiendo en diferentes espacios sociales, ya sean de organización o laborales. Ha sido un paso orgánico el ir tomando los desafíos del territorio y poner en marcha un trabajo que permita avanzar en el horizonte soberano. El confluir en trabajos territoriales entendiendo la vida del archipiélago y sus tiempos es el desafío. Acá hay acumulación de experiencias y demandas que son fruto del trabajo colectivo de muchas compañeras y compañeros a lo largo de la historia de la isla y creemos que hay que aportar desde los conocimientos, pero también hay que ir abriendo cada vez más en abanico de acción, construir nuevos formatos desde lo local y no sólo copiar en teoría y práctica a los modelos foráneos.

Hay que trabajar profundamente en la descolonización de nuestros formatos políticos.

“Seguramente en cada espacio de organización política van surgiendo ciertos problemas de egos cuando se personalizan mucho las cosas, cuando hay mucha dependencia de ciertas personas y otras cosas”. ¿Qué opinas de esta cita de la entrevista de Emerson Leiva?

En primer lugar, quisiera mandarle un abrazo a ese hermano.

Considero que es muy acertada la mirada respecto de los egos y lo que consigo pudieran acarrear en torno a la dependencia. Es interesante lo que pudiera suceder con cada organización o grupo, ir trabajando y verlo hoy en día como un desafío a superar, no como algo que no puede ocurrir. Sucede y hay que ir aprendiendo, creo que hay experiencias que van nutriendo los espacios. Pienso particularmente con lo que ocurre en torno a las vocerías de los movimientos, el hacerlas rotativas ayuda para posicionar el discurso por sobre las personas.