De los Clanes Familiares y el papel que juegan los medios de comunicación “todo queda entre familia”

MUNICIPALIDAD DE PUDAHUEL

Polémica ha causado la intención de la ex Concejal por el PS Gabriela Carrasco (hija del actual Alcalde de Pudahuel Johnny Carrasco ), pues esto para algunos sectores ha generado suspicacia, ya que vemos que existe un afán de perpetuar ciertos clanes familiares en cargos públicos para mantener influencias en las decisiones que gestionen los gastos municipales.
Si bien el que un familiar directo de algún representante se postule a un cargo público no es algo nuevo en el universo electoral Chileno, tampoco es nuevo como estos representantes benefician a sus familiares en el uso de recursos públicos, votando a Favor de proyectos que beneficien a sus clanes o acomodando a sus familiares/amigos en cargos públicos. Estas prácticas han sido “normales” al pasar de los años, no obstante no dejan de ser NEGATIVAS para las democracias modernas, y mucho menos en el momento histórico en el que vivimos, pues es necesario recordar que solo hace una semana atrás se aprobó el limite a las reelecciones de Alcaldes y Concejales (entre otros), por lo que esto aviva las suspicacias de la población, ya que muchos pensamos que esto es una forma de eludir lo resuelto por el Congreso, intentando perpetuar los clanes familiares en los cargos públicos, solo con la novedad de un simple “cambio de nombre” pero no así de política o gestión..
Además de lo anterior, quizás lo que más indigna a este servidor, es la SELECTIVIDAD de los medios de comunicación al tratar este tipo de situaciones, pues no hace mucho medios como “Tropezón” han compartido tribunas para el clan Norambuena, a los cuales nunca han expuesto como un “clan familiar de la política pudahuelina” como si lo han hecho con el Clan Carrasco.
Es necesario recordar que el eterno candidato a la Alcandía, el Señor Cristian Norambuena (UDI), es hijo del concejal Bernardo Norambuena (UDI), y además es hermano del Consejero Regional Carlos Norambuena (UDI), pero ellos parecen ser intocables para este medio de PROPAGANDA, ya que ofrece de forma permanente una tribuna para sus actividades y opiniones a pesar de la intrascendencia de estas.
Así tampoco pueden pasar desapercibido que concejales de la comuna han votado a favor de subvenciones para centros culturales conformados por sus familiares directos, lo que eventualmente sería una falta grave a la probidad según el artículo 64 de la ley 19.653 sobre Probidad Administrativa. Para profundizar esto, es pertinente comentar que los centros culturales “Karu Mapu”, “Pedro Urdemales” y “Pienso y Creo”, estaban conformados por familiares de los concejales Lavina Reyes (PS) y Víctor Saavedra (PS) respectivamente, los cuales votaron a favor de subvenciones para estos centros culturales los años 2016 y 2017.
Como si todo esto fuera poco también es pertinente hacer hincapié que la ex socialista y actual precandidata a la Alcaldía, Mónica Sánchez es pareja del actual presidente del COSOC. Menudo problema, pues de ser electa para el cargo, tendríamos a dos familiares directos en las dos instituciones más claves de la comuna. ¿Se imaginan que una organización que debería ser de contrapunto a la Municipalidad, sea manejada por el marido de la Alcaldesa?
Todas estas situaciones son conocidas por toda la comunidad pero nunca han sido expuestas por Tropezón, por tanto es normal tener suspicacias con medios de esta calaña, que de forma selectiva han ido exponiendo a unos y callando sobre otros. En fin, tal vez mis próximas palabras las escriba desde tribunales, ya que no sería la primera vez que los políticos locales toman represalias hacia mi persona. Solo me ha de quedar esta reflexión para usted querido lector:

Todo esto ha sucedido por nuestra pasividad, de nuestra falta de compromiso con el sector público. Fácil fue despotricar sobre lo que pasó y sigue pasando en el ambiente municipal, pero aun así nada hicimos, pocos fuimos los que fiscalizamos, pocos fueron los que se enfrentaron al poder y poco será lo que quede de Pudahuel si seguimos en nuestra pasividad. Por eso, es necesario que a casi 10 meses de una nueva elección tengamos claro quiénes son los personajes que nos pretenden gobernar, de nosotros depende que NO todo quede entre familia.

ARTICULO DE OPINION l Francisco Mino Pérez