GANAR CON EL APRUEBO LA NUEVA CONSTITUCIÓN-AVANZAR EN UNIDAD PARA SEGUIR LA LUCHA

CONQUISTAR LA JUSTICIA SOCIAL, LA DIGNIDAD Y LA FELICIDAD CONSTRUIR UN NUEVO CHILE PARA LOS PUEBLOS

Los Pueblos como las y los trabajadores de Chile, tenemos por delante un desafío hermoso y fundamental en nuestra larga historia: continuar el camino de lucha por la transformación social, que termine con siglos de abuso, explotación, opresión y maltratos que las elites y los sectores dominantes han descargado siempre contra quienes habitamos este territorio. Nuestra lucha, que comenzó hace mucho tiempo y es heredera de múltiples generaciones de luchadoras y luchadores populares, enfrentó un enorme impulso con la revuelta popular de Octubre, que cuestionó incluso los cimientos del modelo capitalista, patriarcal, colonial y neoliberal chileno.

La presión popular forjó el camino para que por primera vez en la historia de nuestros pueblos, se redactara al fin una Constitución Política de forma democrática, participativa, paritaria, escuchando a los movimientos sociales, los pueblos-naciones indígenas y a los pueblos organizados.

A pesar que en la convención estuvieron presentes fuerzas conservadoras y vacilantes que impidieron que la nueva constitución avanzara todo lo necesario para la construcción de una nueva sociedad, las y los convencionales de los colectivos que representaron al pueblo humilde, a los movimientos sociales, lograron instalar en el texto constitucional aspectos clave para el avance de los derechos de los pueblos, de las mujeres y disidencias, de la naturaleza, de los pueblos-naciones originarios.

En este contexto histórico, consideramos que trabajar y movilizarnos para APROBAR la nueva constitución es un paso clave y necesario para continuar con el proceso transformador que los pueblos abrieron e impulsaron en las revueltas de 2019 y 2020.

Sin embargo hoy, toda la élite y los sectores dominantes, expresados políticamente desde la ultra derecha hasta sectores de la concertación, desde los dueños de las AFP´s hasta medios de comunicación neoliberal, desde las cúpulas represivas hasta los gremios de la gran empresa capitalista, funcionan y se articulan como un frente común conservador contra el apruebo, o sea, contra los pueblos y el avance de sus derechos.

Los mismos que durante décadas defendieron sus  privilegios con leyes antipopulares, persecución y represión, hoy pretenden impedir el avance de los Derechos que vamos conquistando con la lucha social.

 Por nuestros derechos, nuestras conquistas y avances es que consideramos fundamental redoblar los esfuerzos, desde las organizaciones sociales y populares, para aprobar la Nueva Constitución: Es una tarea justa y necesaria que debe comprometer a todas y todos quienes compartimos un sentido profundo de lucha por la libertad y contra la injusticia.

El triunfo del apruebo es un paso adelante para seguir la lucha por justicia, igualdad y dignidad. Pero hay que tener claro que la elite, los ricos y poderosos, las clases explotadoras, seguirán resistiendo los cambios, seguirán saboteando desde sus espacios de poder el avance del pueblo. Este nuevo combate, es parte de una lucha larga e infatigable, que solo será victoriosa si nos movilizamos decididamente para vencer.

No basta con el triunfo del apruebo y la Nueva Constitución. Es fundamental, vecinas y vecinos, compañeras y compañeros, avanzar en la profundización de nuestros derechos, la construcción del Buen Vivir, y la conquista de un Gobierno profundamente Popular, de las y los trabajadores, de las y los excluidos históricamente. Se ha expresado de forma recurrente, que el Gobierno de Gabriel Boric y Apruebo Dignidad no es un gobierno de cambio y transformación sustantiva; sino que se ha articulado como un Gobierno que decidió  gobernar con amplios sectores de la ex concertación, dando señales de “mesura” a los poderosos.

Lamentablemente, un Gobierno elegido por mayorías populares y aprovechando las  esperanzas de cambios reales en la vida de los pueblos, ha renunciado a la construcción de una fuerza social transformadora que permita remecer los pilares del Neoliberalismo.

Por tanto, las fuerzas sociales y políticas que no formamos parte de la alianza de Gobierno, tenemos la urgente y trascendental tarea de construir, desde el seno de los pueblos, desde los barrios y poblaciones, desde las oficinas y las fábricas, desde las escuelas, liceos y universidades, desde los movimientos sociales y políticos populares, una fuerza política y social común, un referente y un espacio de desarrollo permanente de unidad, que construya sin prisa y sin pausa, la base social y política que sea capaz de expresar e impulsar las esperanzas como anhelos de los pueblos y las y los trabajadores, que continúe la tarea que el levantamiento popular y la Nueva Constitución nos pondrán por delante: Desmontar el modelo capitalista, patriarcal, colonial y neoliberal e iniciar los esfuerzos  de construir un Chile de justicia, libertad, igualdad, en donde los pueblos sean protagonistas del mundo a construir.

Por ello, las fuerzas sociales y políticas que suscribimos, manifestamos una voluntad inquebrantable de aportar nuestras esperanzas  en esta tarea común, que es de muchas y muchos, es una tarea de los pueblos. Es urgente que quienes compartimos estos anhelos y esta convicción, y creemos que esta tarea no puede retrasarse ni esperar a que avance sin dificultades, debemos autoconvocarnos, en el mes de Septiembre próximo, después del triunfo de la Nueva Constitución que conquistaremos desplegados en nuestros territorios, para deliberar, de forma fraternal y colectiva, el cómo se debe articular y recomponer las fuerzas de la izquierda popular, para enfrentar con unidad política, táctica y programática el ciclo político que se abrirá necesariamente después del plebiscito.

Para construir la unidad y la fuerza social y política que supere el Capitalismo Neoliberal, transforme Chile y abra un futuro posible de Justicia, Dignidad y Buen Vivir, ponemos nuestra fuerza, nuestra historia y nuestras organizaciones a disposición de las causas de los pueblos.

¡UNIDAD, PARA CREAR FUERZA SOCIAL Y POLÍTICA POPULAR!