EL ORIGEN DEL 29 DE MARZO. LA CAÍDA DE MAURICIO MAIGRET EN PUDAHUEL

(La Trinchera de Barrancas, n° 11, mayo de 2014.)

La prensa al servicio de los ricos año a año criminaliza lo que tiene un profundo sentido histórico para los sectores populares.

El 29 de marzo, día del joven combatiente, sigue representando la voluntad de lucha de un pueblo que comprende que la oposición decidida al sistema de dominación es la única forma de mejorar nuestras condiciones de vida.

Esta fecha fue instaurada de manera inmediata en homenaje a los hermanos Vergara Toledo quienes cayeron en Las Rejas con 5 de abril (Estación Central) el 29 de marzo de 1985 cuando se aprontaban a realizar una recuperación de dinero que al mismo tiempo representaba una acción conmemorativa.

¿Porqué los hermanos Vergara habían elegido ese 29 de marzo como fecha para dicha acción?

Esto es lo que queremos explicar, puesto que tiene un profundo significado para los pobladores de Barrancas. A partir de la crisis económica de 1982 una nueva generación de jóvenes obreros y pobladores comenzaron a enfrentarse abiertamente contra la dictadura; jóvenes que veían cómo la cesantía o los empleos precarios sólo servían para enriquecer a los mismos de siempre. Bajo este contexto fue que camadas de jóvenes populares pasaron a engrosar las filas de las organizaciones que más decididamente combatían a los opresores, como fueron el FPMR, el MJL y el MIR.

De entre estos jóvenes se destacó Mauricio Maigret quien a temprana edad fue atraído por la senda que se oponía a la dictadura mediante las Milicias de la Resistencia Popular, órganos del MIR para la lucha en los territorios.

Estas Milicias crecieron bastante y desde 1983 comenzaron a actuar en las numerosas movilizaciones que se vivieron en el sector. El 27 de marzo de 1984 se realizó la 8va. Jornada de Protesta Nacional en contra de la dictadura, donde las Milicias de Pudahuel tuvieron una activa participación, la cual quedó registrada en el informe que preparó Mauricio elaborado al día siguiente (28), un día antes de su muerte; allí señala que “el ánimo era de pelea”, y que la marcha comenzó con 50 personas, pero que fue aumentando mientras se avanzaba. A la cabeza iban los dirigentes de masas y los milicianos armados que protegían la movilización, terminando en un acto en el Parque Ho Chi Minh (actual Cerro Navia).En esa ocasión, las acciones de las Milicias se enfocaron en atacar a los representantes locales de la dictadura y sus colaboradores, buscando mostrar la vulnerabilidad del régimen desde los espacios más cotidianos de los sectores populares, con la finalidad de que más gente vaya perdiendo el miedo. Reproducimos un extracto del “Parte operativo” de esa jornada que Mauricio alcanzó a redactar, fechado el 28 de marzo:

“Todos nos sentíamos dispuestos al choque. Se veían las granadas caseras, una señora que llevaba en su bolsa de compras los cócteles molotov, los compañeros con sus revólveres y, adelante, un compañero con metralleta… Al terminar el acto, los milicianos, apoyados por pobladores asaltaron el supermercado ´La Africana`, propiedad de un conocido sapo y traficante del hambre del pueblo. Las rejas y cortinas fueron echadas abajo con granadas, balazos, y al final, a hachazos”.

Luego de esto los pobladores tomaron toda clase de alimentos, mientras las Milicias realizaban la cobertura.En esa jornada de protesta del día 27 de marzo, la represión policial dejó numerosas víctimas, varias de ellas de la zona de Barrancas, como un niño de 12 años asesinado y un trabajador de 42, ambos de la población Lo Amor, al mismo tiempo que se allanaron numerosas poblaciones del sector. Ante esta situación las Milicias del sector planificaron una acción de ajusticiamiento popular a los represores del retén que se ubicaba en la población Roosevelt (que era centro de detención y tortura para quienes eran detenidos en las protestas). Para esto primero realizarían un atentado a otra comisaría ubicada en la población Teniente Merino, ante lo cual se suponía que irían en ayuda desde la comisaría de la Roosevelt; allí se prepararía una emboscada en las calles San Daniel con JJ.Pérez. Todo ocurrió tal como se planificó; se atacó la comisaría de Teniente Merino y desde la Roosevelt partieron refuerzos por calle Pérez y comenzó la emboscada, pero lamentablemente fue alcanzado por una ráfaga el jefe de la milicia local del MIR Mauricio Maigret mientras 3 pacos eran heridos y el cuartel y el carro policial completamente tiroteados.

Mauricio, de 19 años era aún estudiante secundario cuando se convirtió en jefe miliciano. Su misión era cubrir la retirada del resto del grupo, pero cayó con 2 impactos de balas en el pasaje Nassau con San Daniel. Para sus compañeros fue imposible retirarlo, por lo que alcanzaron a cubrir su cuerpo con una bandera rojinegra, mientras se replegaban hacia la población Yugoslavia. Mauricio, estudiante del Liceo de Aplicación, a la fecha era corresponsal de la Agencia Informativa de la Resistencia (AIR) en Pudahuel, prensa mirista a la cual remitió el Parte operativo de la jornada del 27 de marzo. Mauricio desde muy joven sintió el deseo de luchar contra las injusticias de este sistema de explotación. Oriundo de la población Cañada Norte (Lo Prado), entró a participar en un Comité Juvenil y tras eso se incorporó a la Resistencia, ahí alcanzó a estar 2 años de trabajo y lucha. Cuando se cumplía un año de la muerte de Mauricio 2 hermanos se aprestaban para realizar una acción conmemorativa en su nombre; en eso fueron interceptados por los pacos. Eran Eduardo y Rafael, los hermanos Vergara, jóvenes combatientes como Mauricio que fueron asesinados cobardemente.

El pueblo no necesitó pensarlo 2 veces para saber que ellos no estaban aislados, eran el símbolo de aquellos jóvenes combatientes que ayer como hoy con audacia y decisión deciden entregarse a la lucha y que a pesar de todos la distancia del tiempo siguen estando presentes en cada joven movilizado, rebelde y combativo.