OPINION/ CRISTHIAN GONZÁLEZ, PRISIONERO POLÍTICO DE ECUADOR:

CHRISTIAN GONZALEZ

“SI SE SOLUCIONA LO DE UNO TIENE
QUE SOLUCIONARSE LO DE TODOS, Y PARA ESTO DEBE SERVIR LA SOLIDARIDAD EFECTIVA DE PUEBLO A PUEBLO”

Por Agrupación de Familiares y Amigos de Prisioneros Políticos Guacoldas/ 16 DE AGOSTO 2020

En el contexto de las protestas acontecidas en Octubre pasado en Ecuador, más de 1.200 personas fueron privadas de libertad. Muchos de ellos fueron procesados por el delito de Rebelión, entre ellos está Virgilio Hernández, Paola Pabón y Cristhian González, quienes tienen audiencia evaluatoria y preparatoria de juicio este lunes 17 de agosto. A Cristhian tuvimos la oportunidad de entrevistarlo, quien nos compartió su mirar respecto al proceso de las movilizaciones de los Pueblos en Ecuador y en la Patria Grande en general. Nos relató también aspectos de su detención y de su proceso judicial, y también, sus apreciaciones respecto al proceso de movilización popular en Chile.

Tú fuiste detenido en el contexto de las manifestaciones acontecidas a inicios de Octubre del año pasado en Ecuador. Nos puedes contar cuales fueron las principales motivaciones de aquellas protestas…

Hola estimados compañeros y compañeras, primero antes de nada agradecer el espacio para pues poder regar en este intercambio, en esta conversación, poder poner a consideración cuales han sido los elementos que aun, de manera vigente, se despliegan en toda la región. Como tú bien has manifestado, en Octubre del 2019 en El Ecuador, el punto de encuentro digamos, o el detonante, es la emisión de un decreto presidencial -que es el 883- que anunciaba la eliminación de los subsidios a los combustibles. Pero esto es apenas una de los sinnúmeros de acciones de los últimos tres años del Gobierno de Moreno, que ha ido implementando una política feroz, desatando el neoliberalismo de manera descarnada. Veníamos ya de algunos anuncios anteriores en donde hubo disminución de los presupuestos tanto en salud, educación; veníamos ya golpeados en la posibilidad de los indicadores del trabajo pleno, había ya un reporte que nos indicaba que había un crecimiento de los indicadores de desempleo. 

Teníamos una situación muy complicada además en el marco de lo que el Gobierno de Moreno en los tres años se dedicó a hacer. Se dedicó básicamente a constituir un espacio para consolidar un bloque en el Poder, para implementar la política fondomonetarista y para obedecer de manera obsecuente a la Embajada de Estados Unidos. Todo esto fue el corolario o el punto de encuentro de lo que significo Octubre, que comenzó con un Paro de transporte en una provincia del norte del Ecuador que se llama Carchi, luego una movilización en el interior del país, una movilización del sector campesino-indígena en la provincia de Bolívar en rechazo a las mineras, y luego hubo una movilización de los pobladores, de los vecinos y vecinas, en rechazo a la emisión del decreto 883.  Digo esto porque creo que es fundamental entender una idea: que estas movilizaciones son el resultado de una política antipopular, que estas movilizaciones son el resultado de una política de exterminio y de declaratoria de guerra al Pueblo, porque lo que hace con su política, al reducir y restringir derechos, creo que exacerba muchas las posturas de algunos sectores. Incluso las organizaciones sociales y políticas se vieron sobrepasadas en la espontaneidad, de la fuerza con que las organizaciones y los sectores populares se apostaron a la movilización, reclamando la derogatoria del 883, reclamando que exista la posibilidad de que mediante vías constitucionales se puedan dar salidas a las dificultades que el país en ese entonces estaba pasando. 

Entonces en ese marco, también teníamos en estos 3 años, que acompañados de estas políticas, había una matriz argumentativa que colocó toda la culpa, o la responsabilidad de las decisiones difíciles, en el gobierno anterior. Se comenzó a perseguir a toda la Revolución Ciudadana, a todos los militantes que han calificado como “correístas”, como co-idearios de Rafael Correa. Nos comenzaron a perseguir, los 3 años, con la Contraloría, con la Fiscalía, mediante seguimientos ilegales, mediante escuchas no autorizadas por los organismos de administración de Justicia. 

Han lograron encarcelar, lograron incluso sacar a compañeros mediante el autoexilio. Tenemos de hecho una agrupación de compañeros que están fuera del país. Ayer no más, una de las colaboradoras del Gobierno de Rafael Correa, tuvo que solicitar que sea protegida en una de las embajadas de uno de los países de América Latina. Entonces, el Octubre también fue utilizado para seguir ratificando esta persecución a este sector político, pero además amplió esta persecución a los sectores populares, a los Pueblos y Nacionalidades, al rol protagónico que también tuvieron los dirigentes y sectores movilizados en este Octubre. Creo que el resultado de eso fue el desate de una etapa, en donde se sacó definitivamente la máscara. Hubo una actitud más de frente, de corte fascista, en donde a los diversos dirigentes, compañeros y compañeras, de los diversos sectores políticos y sociales, han sido encausados con un sinnúmero de acciones judiciales, que hacen que estén perseguidos. Pero los apresados fuimos más de 1.200, y los que nos quedamos de forma prolongada, en el caso de la Revolución Ciudadana fuimos un asambleísta de Sucumbíos, que participó de una de las movilizaciones, en una provincia amazónica; 3 compañeros de la provincia de Pichincha, y 2 compañeros más de la provincia de Sucumbíos. Ellos aún están presos, con una pena de 4 años, les levantaron una causa por sabotaje, por terrorismo y por suspensión de servicios. A ellos les hicieron un inmediato procesamiento, y están ahora en la cárcel del Inca cumpliendo una pena. 

El 25 de diciembre pasado pudimos obtener la libertad, pero nos han cambiado las medidas: tenemos grilletes, tenemos imposibilidad de salida del país, tenemos prohibición de enajenación de bienes, tenemos que presentarnos periódicamente en la Fiscalía. Hay un sinnúmero de dirigentes sindicales, indígenas, de organizaciones estudiantiles, que están procesados por el mismo delito pero que no fueron apresados, y que pudieran estar en riesgo también de ser procesados por un delito que está estipulado en el Código Orgánico Integral Penal de una pena de 5 a 10 años. 

Nos puede narrar como fue tu detención y el proceso de prisión preventiva…

Primero hay que entender que el 13 de Octubre el Gobierno alcanza un acuerdo con un sector de los movilizados, que es el movimiento indígena del país, representado por un sector de los Pueblos y Nacionalidades de nuestro país, que logra derogar el decreto 883. Con esa derogación, se llega al acuerdo de la desmovilización, y pocas horas después, a las 5:21 de la mañana –esto pasó a las 11 de la noche- irrumpieron de manera violenta, en un despliegue hollywodesco, entraron 30 personas al domicilio donde me encontraba, afuera estaban apostados una cantidad similar de vehículos, con armamento pesado, de asalto, las fuerzas especiales, bueno, fue un allanamiento que se acostumbran ver en las series televisivas. No supe yo porque me detenían, hasta después de 14 horas, cuando el Fiscal nos mostró la causa por la que íbamos ser nosotros procesados, por Rebelión. Además de eso, logramos conocer que ellos obtienen este permiso de allanamiento, obtienen este permiso de escuchas: nos hacían escuchas desde el 7 de octubre, nosotros nos dimos que nos estaban siguiendo desde ese día, pero el juez les autoriza desde el 9 de octubre que nos pinchen los teléfonos para que puedan un poco ubicar y justificar esto que ellos planteaban. 

¿Qué decía el Gobierno? El Gobierno nos colocó 3 cadenas nacionales. En las 3 cadenas nacionales acusó directamente a la Revolución Ciudadana y a dirigentes nacionales del movimiento, acusándonos de ser responsables de los actos violentos, no de la movilización, no de la protesta, sino de los actos violentos. Dijo primero que esta era una operación transnacional con Rusia, Venezuela, Cuba y Ecuador. Dijo segundo, que había delegaciones internacionales, específicamente de Venezuela, que fueron acompañadas de la captura de 20 personas de nacionalidad venezolana en el aeropuerto, y que fueron procesadas, y que después de pocos días, se demostró que no tenían absolutamente nada que ver, pero colocaron la idea de que ellos eran un equipo especial operativo para agredir la caravana presidencial. Luego, dijeron que había un intento de toma de la Asamblea. Fueron capturadas 89 personas, ninguna vinculada con el sector político por el cual nosotros fuimos procesados. Luego, acusaron del incendio de la Contraloría, y esto ojo, se acaba de saber por la propia boca de un funcionario de Gobierno, y un funcionario de la Contraloría, que habría una supuesta articulación para a auto-atentar a esta institución.

Nosotros hemos visto con mucha preocupación el día de hoy el abogado de los procesados de la Contraloría General del Estado, que por cierto, proceso que fue declarado nulo por violentar principios fundamentales que están consagrados en la Constitución, por no haber tomado en cuenta un perfil antropológico de las personas que fueron capturadas en el interior de la Contraloría y que pertenecen a Pueblos y Nacionalidades. El juez tuvo la necesidad de declarar nulo y de iniciar de nuevo la investigación.

En nuestro caso, con toda esta idea, con toda esta matriz de opinión, con esta atmósfera, este ambiente que generó el Gobierno en contra de este sector político al que nosotros representamos, ingresaron abruptamente con objetivos claros. Primero, con colocar toda la atención de la responsabilidad de los muertos, de los presos, de los mutilados y heridos, a las personas que habían colocado en la cárcel. Nos presentaron como trofeos, nos diabolizaron, nos estigmatizaron, colocaron en un sinnúmero de formas la vulneración de nuestra seguridad. Yo fui trasladado a un pabellón en donde está toda la diversidad que en la cárcel hay. Imagínese usted, cuando usted acude a una audiencia, y regresa de su audiencia al pabellón, y en las noticias del mediodía dicen que una de las personas procesadas es dueña o ha sido responsable de tener una cantidad exorbitante de miles y miles de dólares. Imagínese usted que le puede pasar al interior de una cárcel, cuando ellos piensan que usted puede ser potencialmente el dueño. Cuando los medios de comunicación dicen, en mi caso, que yo he sido funcionario, el asesor, de la Prefecta de la Provincia de Pichincha –que también estuvo detenida en una Cárcel de Máxima Seguridad-, cuando dicen eso, el privado de libertad, la persona que está en la cárcel, le entra mucha inquietud, le entran también muchas dudas y lo que viene es a decir ¿tú tienes trabajo? ¿tú tienes tales cosas?…

Todo esto fue acompañado de un hostigamiento permanente, de un acoso, de tortura también psicológica, a través de algunos funcionarios, que nos acosaban permanentemente diciéndonos que ya nos van a cambiar de cárcel, que ya nos van a cambiar de pabellón… Además, en un proceso que era muy publicitado –y que sigue también siendo publicitado- que fue de conmoción nacional. Tuvimos muchas diligencias, y en el caso mío, yo esas diligencias que las conté creo que en 42 ocasiones, 37 veces tuve que estar en un calabozo de 2 x 4, calabozo que me imposibilito poder ver a mi familia, mi imposibilito por ejemplo de acceder a la alimentación, me imposibilito por ejemplo de tener coordinación permanente con mi abogado. 

Cuando nos allanan, cuando nos detienen, fue una cosa muy dolorosa, para toda la familia, para la organización, para la militancia, y el país acudía a una nueva etapa de persecución ¿qué es lo que  querían hacer? lo primera ya dije, querían trasladar su responsabilidad y poner la atención en otro lugar, y la segunda cosa, quitar la Prefectura de la compañera Paola Pabón, también dirigente nacional, la vicepresidente del partido. Ella estuvo a punto de perder la Prefectura, porque ya los días de cárcel le imposibilitaban estar presente y se iba activar lo que establece también la ley, y tenía que quedarse allá sin su representación democráticamente ganada. Entonces, se estaban vulnerando derechos.

Tenemos entendido que además de Revolución Ciudadana, participas de la Bulla Zurda… ¿nos puedes contar un poco de tu participación política?

Toda la vida he sido un militante de izquierda revolucionaria, toda la vida, desde temprana edad, en el colegio, en la universidad, fui dirigente universitario, gestor comunitario, tengo estudios en Psicología Clínica que me dio la posibilidad de acercarme a sectores que no conocía. Yo pertenezco a un sector popular, nací en una barriada, en un barrio empobrecido, en barrio popular. Toda la vida hice mi educación en educación pública y claro, soy militante de la organización Bulla Zurda desde hace muchos años, cerca ya de 19 años con compañeros que veníamos de procesos del movimiento estudiantil, del movimiento organizativo de pobladores y barrios, de algunos sectores sociales que nos habíamos vinculados. Ahí pues hicimos una serie de trabajos, teníamos un trabajo territorial, y en el proceso de la Revolución Ciudadana nosotros nos incorporamos. En esta incorporación tuvimos la posibilidad de articularnos.

Luego de la ruptura de Alianza País, de Lenin Moreno y de Rafael Correa, y de la ruptura del proceso, nosotros tuvimos una cercanía más con la gente que decidió salir del Gobierno. Nosotros, al igual que los compañeros que se salieron, no estábamos de acuerdo y declaramos también la traición de Lenin Moreno. En Revolución Ciudadana comenzamos a adquirir algunas responsabilidades políticas. Soy parte de la dirigencia. Coordinaba una brigada nacional, de acción política. Seguimos ahora en la fusión que tuvimos que tener para la lucha electoral. Ahora también tenemos responsabilidades de acompañamiento. Entonces tenemos una militancia activa, permanente, decidida. A lo largo de estos años consideramos que estos espacios son fundamentales. Incluso esta persecución, que a mucha gente le pudiera haber asfixiado o le pudiera haber incluso hecho tomar la decisión de que deba separarse de los procesos políticos, en nosotros lo que ha hecho es afirmarnos, convencernos, y consolidar nuestra militancia para continuar en la recuperación de la Patria, en recuperar el proceso y en convertirnos en una alternativa popular.

“EL PROCESO DE LA REVOLUCIÓN CIUDADANA NO CONSOLIDÓ LA APUESTA DEL FORTALECIMIENTO DEL BLOQUE POPULAR”

Lenin Moreno fue parte del Gobierno de Rafael Correa ¿Cuáles fueron las causas que dicha elección de Lenin Moreno no se inclinara en proseguir con el proceso de la Revolución Ciudadana? ¿Qué autocríticas se realiza el bloque que denomina a Lenin Moreno como traidor al proceso?

Yo comienzo primero contestando tu pregunta desde la autocrítica. Creo que el proceso de la Revolución Ciudadana no consolidó la apuesta del fortalecimiento del Bloque Popular. Creo que mucho se dejó. Hubo una enorme distancia entre las organizaciones sociales que generaron una tensión que debió haber sido procesada y manejada de mejor manera. Creo que en el ámbito incluso ideológico-político, para la formación de las estructuras de los militantes, hubo un deficiente trabajo, creo que no hubo la suficiente profundidad del caso para entender que la apuesta era ir construyendo derroteros que le dieran profundidad al proceso. Y Lenin Moreno llega porque hubo un espejismo con el señor. El señor se presentó en los 6 primeros años que fue vicepresidente de Rafael Correa, encabezando la misión Manuel Espejo, que identifico a más de 1 millón y medio de personas con discapacidad, que incluso se convirtió en una de las políticas públicas referentes, que fueron incluso exportadas a otros países. Siempre tuvo un perfil de dialogo y toda la cosa. 

Creo que ahí hubo una separación de esto, de poder construir una organización que tenga contacto profundo con el territorio para construir la decisión desde la base. Como algunos que venimos de la práctica de la militancia de la izquierda revolucionaria, sabemos que uno de los mecanismos que pudieran ser muy bien conducidos estratégicamente es el centralismo democrático, y eso, no había. Lenin Moreno llega a ser alternativa para aquellos sectores que querían consenso, que querían dialogo, que querían acercamiento. Él decía eso, pero él –pensamos nosotros- cuando fue delegado en Ginebra a esta oficina especial para personas con discapacidad en la ONU, en esa instancia, existió todo un proceso de articulación con sectores en el Poder, embajadas, militares, sectores financieros, y todos los sectores que él respondió. Entonces cuando él llega al Ecuador, gana las elecciones, ya teníamos nosotros las primeras luces de lo que significaba el señor. Cuando él decide acudir a las fiestas de la ciudad en donde está representada uno de los principales opositores, no solamente de la Revolución Ciudadana, sino de la izquierda del país, ósea los socialcristianos, ya entendimos que el rumbo era un tema de entrega. Días después se reunió con empresarios y banqueros y hubo la ruptura. Entonces, cuando Lenin Moreno plantea la persecución en contra nosotros, y lo hace a través de quitarle las funciones al vicepresidente Jorge Glas, porque el vicepresidente lo que denuncia es que hay un reparto, hay un reparto con lo que ahora estamos sufriendo, el señor Abdala Bucaram, el ex presidente que estaba en Panamá, fue traído por el Gobierno de Moreno, allí hubo un acuerdo y un reparto del manejo de algunos sectores, que es lo que se está denunciando, y eso fue denunciado por el compañero Jorge Glas, y le quitan las funciones. Lo encarcelan, y nosotros definitivamente rompemos. Nosotros pensábamos que con la suficiente fuerza que teníamos al interior de la organización íbamos a poder tomar al menos el control del Partido. El 3 de diciembre hicimos la Convención, lo expulsamos, pero no los permitieron en el CNE tramitar su expulsión. Así que ellos hicieron otra Convención, rompiendo toda la organización y ellos decidieron definitivamente hacernos a un lado. Nosotros también decidimos constituir nuestro espacio, nuestro espacio político, que ha sido tortuoso. Nosotros estamos rompiendo los record Guinness de proscripción. Quisimos registrar en el CNE Revolución Ciudadana: no nos permitieron. Quisimos ponernos Revolución Alfarista, y nos dijeron que Alfaro era liberal, no era de izquierda, entonces no hay como que nos den el paso para recolectar las firmas para eso. Logramos obtener un partido político que estaba recogiendo las firmas; en 70 días presentamos más de medio millón de firmas. Presentamos y nos bloquearon. Luego de eso, fuimos en busca de alianzas con otros partidos políticos, y cada partido político que se acercaba a nosotros les cambiaban directivas, no les dejaban, los acosaban. Logramos un mes antes de las elecciones del último proceso, logramos tener una alianza con uno de los partidos, y un mes antes logramos participar en el 16% de las representaciones totales de ese proceso electoral, y con el 16% logramos convertirnos en la principal fuerza política. Y así ahora, el CNE nos quiere proscribir. Nos ha suspendido 10 días, pero en horas pasadas, acaban de decir que se van a tomar 30 días. ¿Eso qué significa? Significa que si se toma en cuenta un calendario electoral y que quedan pocos días para realizar los procesos de Democracia interna de las organizaciones, nosotros no podríamos participar. Entonces es de locos. Es algo parecido a lo que está pasando a nuestros hermanos, a nuestros compañeros y compañeras de Bolivia: una proscripción y un aniquilamiento. Una proscripción del partido político, proscripción de las fuerzas populares y progresistas, y aniquilamiento de los candidatos. Entonces ellos están construyendo las papeletas. Si ven, tienen a nuestro principal referente que es el compañero Rafael Correa, que está en un proceso lleno de vicios, lleno de irregularidades de toda índole, que va a ser juzgado en firme por la última instancia que tenemos de apelación que es la casación. 

En la Pandemia no perdonaron. Hicieron ir a los jueces a las audiencias para poder leer el dictamen acusatorio en contra de Rafael. No han escatimado ningún esfuerzo para que se acelere este proceso y para que ellos obtengan lo que quieren, que no se presente y no pueda presentarse en la papeleta. Eso nos hace pensar a nosotros primero, que se cocina un Fraude Electoral, que vivimos en una dictadura, que están construyendo unas elecciones a la altura, y con los actores que ellos así lo quieran. Persiguen a nuestros compañeros. Tenemos un sinnúmero de acusaciones, de aperturas de causas judiciales, entonces creo yo que Lenin Moreno no ha sido una traición al proceso de la Revolución Ciudadana, sino al Pueblo. Porque lo que ha hecho es retroceder 50 años. Si es que hoy analizas los indicadores de crecimiento, los indicadores de todas las políticas públicas y de todos los ejes de planificación, vas a ver solo notas rojas, solo preocupantes números. Y lo que están haciendo es trasladar la responsabilidad, ya no solamente a Correa, sino que ahora a la Pandemia. Y la Pandemia es utilizada como un pretexto para decir que “por la pandemia vamos a decrecer casi el 10%”, “por la pandemia se están perdiendo un millón de empleos”… eso no es así, es utilizar la Pandemia para desatar un plan fondomonetarista atroz. El mismo Fondo Monetario le decía al Gobierno “aguántese un ratito no pague”, y pagó, y pagó a los bonistas, pagó a las corporaciones transnacionales y financieras, pagó US$1.300 millones mientras la gente se moría en la calle, se desplomaba, mientras saqueaban los hospitales, porque saquearon los hospitales. Es vergonzoso mirar que mientras los médicos que fueron declarados héroes por el mismo Gobierno, y hasta el día de hoy no les pagan los salarios. Hay una doble moral pero infinita. Pagan la deuda, pagan los bonos, y no pagan los salarios a los trabajadores. 

Entonces creo yo, que la principal cosa que ha pasado con Lenin Moreno, es la traición al Pueblo, la traición a un proceso. No se ha cumplido ninguna de las ofertas de campaña. Por el contrario, el plan de Gobierno que se implementó, fue el del candidato perdedor, con el que cogobernó un gran tramo, con un sinnúmero de actores sociales que ahora difícilmente se están queriendo desmarcar. Cogobernó incluso dándole Ministerios estratégicos a algunos sectores sociales. Y nosotros fuimos la única organización política que 48 días después nos colocamos en la oposición franca y firme. Y eso nos ha costado un sinnúmero de cosas en el marco de la persecución, que se están dando hasta la actualidad. 

“LA SIGUIENTE ETAPA DEL CAPITALISMO, QUE SE MEJORA TAMBIÉN EN SU INTERPRETACIÓN AGRESIVA DE OPRESIÓN, ES LA MILITARIZACIÓN. MILITARIZAN Y LIBERALIZAN EL MERCADO”

Tomando el caso de Ecuador, Haití, Colombia, Chile, Bolivia, etc., los alzamientos de los Pueblos ¿Cuál crees tú que son las similitudes de estos alzamientos que se están viviendo desde un tiempo hasta esta fecha, en este proceso de confrontación entre el modo de vida capitalista y los Pueblos de nuestra América Morena?

Como tú dices, creo que básicamente parte por la idea de la vida o el capital, y quienes hemos decidido luchar por la vida estamos convencidos de que hay que detener toda acción que violente aquello. Creo que los Pueblos, en su legítimo derecho y autodeterminación tanto a la protesta como a la resistencia, han dicho y han alzado la voz con condiciones y una agenda clara: defender la vida, detener el neoliberalismo, detener el exterminio. Creo que son cosas fundamentales que convergen en una agenda mínima, como hablamos entre los Pueblos. Creo que es claro que la lucha anti-imperialista es un eje que conduce esto. Lo que pasa en Colombia, lo que pasó en Chile, lo que sigue pasando en Chile, lo que ha venido pasando en Brasil, ha sido pues a partir de estos detonantes de la aplicación del capitalismo salvaje, de estos modelos neoliberales, de la liberalización del mercado, de haber abandonado a la población al arbitrio de la criminal implementación de estas políticas antipopulares. Entonces, creo yo que los Pueblos se acercan a un momento interesante, importante. Interesante por la recreación de su movilización, por reinventarse incluso en su forma de organizarse, e interesante porque debemos entender de que esto debe también transitar a una alternativa con vocación de Poder. Creo que eso es fundamental entenderlo, porque si la Pandemia nos está enseñando a resistir de otra manera, a través de los medios digitales, libres y alternativos, nos está haciendo tener una movilización digital, nos está haciendo incluso romper con mayor facilidad las barreras espacio tiempo, y podemos estar en Argentina ahorita o en Chile. A través de los mecanismos tecnológicos podemos construir propuestas y alternativas. La movilización ha construido un sinnúmero de cosas aterrizadas. La movilización significo por ejemplo la constitución de agrupaciones de defensa de los Derechos Humanos, como la que ustedes representan, como el Comité de Familiares Marco Oto en el Ecuador, aquí también hay otro Comité de Familiares y Víctimas Inocencio Tucumbi, uno de los dirigentes indígenas que murió. 

Creo que la misma Pandemia nos ha dejado unas lecciones importantísimas de la capacidad, de la organización y la fuerza del Poder Popular. Tanto la telemedicina, las farmacias populares, la agricultura urbana, la confianza mutua para construir mejores condiciones de vecindad, han permitido reemplazar la presencia del Estado, porque ¿el Estado que ha utilizado? Creo que la siguiente etapa del Capitalismo, que se mejora también en su interpretación agresiva de opresión, es la militarización. Militarizan y liberalizan el mercado. La Pandemia ha hecho también que se metan en los barrios los militares, a nombre de la seguridad, porque cual es la idea de los Gobiernos, es culpa de la gente que no se pone mascarillas, es culpa de la gente que no se cumple la distancia social, es culpa de la gente que no se lava las manos, cuando hay lugares en donde no hay agua potable, cuando hay lugares en donde no hay un solo pan, una sola posibilidad para sanear el hambre y la gente tiene que salir a jugarse la vida como trabajador autónomo, vendiendo algo, consiguiendo algo. Creo que frente a estas realidades, hay unas justificaciones criminales, ocupadas por los medios de comunicación. Pero la respuesta ha sido con abundante vida, con abundante compromiso de las organizaciones y de las sociedades afectadas por el neoliberalismo. En este momento, Latinoamérica vuelve a ser, como en el 91’, vuelve a ser el espacio de lucha o la principal trinchera de lucha contra el imperio. Creo que así como en un momento determinado cuando Venezuela estaba sola, creo que ahora toda Latinoamérica se convierte en una trinchera importantísima de lucha para ir trabajando en la emancipación.

Metiéndonos más en tu proceso judicial ¿qué es lo que sucede el lunes 17 de agosto?

El lunes tenemos una audiencia evaluatoria y preparatoria de juicio ¿en qué consiste? Básicamente en que se califican dos temas: si es que hay vicios de nulidad del proceso, ósea, si el debido proceso se cumplió, si fueron otorgados todos los mecanismos que están estipulados en el Código Orgánico Integral Penal y en la Constitución, esto como primera cosa, y la segunda, es el tema de las demostraciones probatorias, que son básicamente si la Fiscalía, con todos los indicios de responsabilidad que dice tener, los consiguió de manera legal, constitucional y sin violentar ningún Derecho Humano, y nosotros también podemos ahí también descargar. El juez conoce esto, y pueden pasar tres cosas: primero, puede declarar el proceso nulo; segundo, puede sobreseernos, puede decir que hasta ahí llega el proceso; y tercero puede llamarnos a juicio. Llamarnos a juicio significa que entramos en una etapa procesal, que ya formalizadas las pruebas, ya nosotros tenemos que defendernos en este delito por el que se nos acusa en este momento. Cabe señalar que estos delitos de la Seguridad del Estado son declarados como reservados, entonces nosotros no podemos hablar de lo que está al interior del proceso, pero por ejemplo, si podemos decir que en primera instancia fuimos acusados del delito de Rebelión agravada, que era de 7 a 10 años, y que era por financiamiento de grupos armados. Al no poder comprobar, el Fiscal el 24 de diciembre solicita una reformulación de cargos, y nos reformula los cargos por Rebelión. Eso dice que la Fiscalía deberá demostrar que nosotros hemos estado organizando, o somos nosotros los responsables, de hechos violentos que desconozcan el orden constitucional. Eso está estipulado en el Código Integral Penal del Ecuador. Ahora, el delito no es hasta 10 años, es de 5 a 7 años de privación de nuestra libertad. 

¿Quiénes estamos vinculados en esto? Virgilio Hernández, que fue Secretario Ejecutivo de Revolución Ciudadana, Paola Pabón, Vicepresidenta del Movimiento y además Prefecta de la Provincia de Pichincha, y quien te habla. Nosotros tenemos expectativa, claro… nosotros tenemos mucha expectativa de lo que pueda pasar el Lunes. Tenemos preocupación, bueno es evidente, porque consideramos que al existir una presión del Gobierno, al existir una operación de Estado, en contra de nosotros, tenemos temor que no esté garantizado nuestro debido proceso, de que se respete la autonomía de funciones. Es importante esta audiencia del día lunes. Y no es sólo por los tres, sino porque se podría marcar un precedente nefasto para los luchadores populares, para los dirigentes, para la población en general. Porque entonces vas a poder ser acusado porque distes un discurso, vas a poder ser acusado porque colocaste algo en el Twitter, y vas a poder ser acusado y juzgado por Rebelión por esas cosas, que en el marco de las convenciones de Derechos Humanos, en el marco de la Constitución, están plenamente garantizadas. Pero en este momento, al menos en nuestro caso, no. Como un elemento para su evaluación sobre el caso, lo mismo que paso en las dictaduras del Cono Sur, respecto a cuales eran las cosas que perseguían, cuáles eran las cosas que quemaban, son los insumos que están depositados en nuestra instrucción fiscal. 

Tenemos entendido que en Ecuador hay personas –principalmente de Pueblos Indígenas- que están siendo procesados por otros tipos penales, en específicos por ley antiterrorista ¿Por qué a ustedes se les aplica esta ley de Rebelión y porque a los Pueblos Indígenas se les procesa por esta ley antiterrorista?

Todo esto del terrorismo, de la rebelión, pertenecen –como se dice en Derecho- a un mismo bien jurídico, entonces están en el mismo capítulo. Terrorismo es de 10 a 13 años. Terrorismo creo que califica por algunas otras consideraciones. Compañeros y compañeras de los Pueblos y Nacionalidades también están acusados por Rebelión. Muchos de los dirigentes tienen abiertas investigaciones por Rebelión, pero a ellos no les detuvieron, no les privaron de su libertad, y todavía están en etapa de investigación. En el caso de la Contraloría, en donde fueron detenidos cerca de 13 personas, muchos de ellos de Pueblos y Nacionalidades, al respecto, por no haberse garantizado el respeto de Pueblos y Nacionalidades, que eso debía ser considerado por la Fiscalía para garantizar un proceso en las condiciones que así lo amerita, y al haber obviado la emisión de un informe antropológico y todos los instrumentos que corresponden para su procesamiento, fue declarado nulo. Entonces, en ese caso específico de terrorismo, ha sido declarado nulo y ha comenzado desde cero, abriéndose la instrucción nuevamente. Aquí están siendo perseguidos un sinnúmero de actores. Sindicalistas que también fueron acusados por Rebelión, de Pueblos y Nacionalidades también por Rebelión, por terrorismo estos compañeros y compañeras que les declararon nulo el proceso y se ha iniciado nuevamente la etapa de investigación. 

Mencionaste anteriormente que tu causa no tiene garantías de un debido proceso ¿cuáles son las principales aberraciones o fundamentos para plantear aquella afirmación?

Primero por lo que he manifestado anteriormente, que he puesto como antecedente, que venimos hace 3 años siendo perseguidos de manera sistemática. No hay garantías jurídicas, ya que te conviertes en un objetivo político, y por pertenecer a una agrupación en específico pierdes tus derechos. La Ministra de Gobierno, por ejemplo, en declaraciones públicas nos sentencia, eso no es debido proceso. El Secretario Coordinador del Gabinete, dice que “ojo con los correístas porque a ellos le pondremos la justicia, habrá para ellos cárcel, habrá que investigarles todo y habrá que ponerlos bajo una lupa”, eso no es debido proceso, es incluso delito de odio, eso es fascismo. Cuando en una causa de carácter reservado, los medios de comunicación afines al Gobierno obtienen información de adentro, y la distorsionan, eso no es debido proceso. Las aberraciones están allí. Ellos colocaron un sinnúmero de mentiras, mentira tras mentira… a nosotros nos encantaría poder salir a los medios de comunicación y decir “mentira 1 esta, mentira 2 esta”… ventajosamente el juez va a conocer todas las mentiras, lo que dijeron los medios de comunicación, va a saber con documentos, y frente a eso la preocupación que tenemos. Por eso hemos pedido a la CIDH, porque fuimos también beneficiarios de medidas cautelares, nos tocó ir a los organismos internacionales, le hemos pedido a la Defensoría Pública que sea veedor en nuestro proceso, porque se están violentando un sinnúmero de situaciones que nosotros vemos con preocupación, siendo las principales las que te expongo. Los abogados tienen marcado un conjunto de temas que pudieran incluso abocar nulidad del proceso: los seguimientos, el procedimiento del allanamiento, etc. Hay un sinnúmero de cosas que van a ser valoradas el día lunes.

Al principio expusiste que 1.200 personas fueron encarceladas en el marco de las protestas de Octubre en Ecuador. Te puedes referir un poco a la realidad de prisión política actual en Ecuador…

La gran mayoría de los apresados tuvieron procesos menores, por lo que han salido de prisión. De los procesos que más nos preocupan son de los tres compañeros de Sucumbíos, compañeros que ya fueron condenados a 2 y 4 años. Tenemos procesos abiertos icónicos, como el que te decía de la Contraloría, el de Rebelión nuestro, el de Rebelión de otros dirigentes y sectores políticos, hay creo que abierto más de dos centenares de personas, entre dirigentes y ciudadanía en general que están abiertos sus procesos. Los otros ya han logrado subsanar, han logrado salir, pero hay todavía una incertidumbre…

“HAY DESAFÍOS QUE DEBEMOS ASUMIR DE MEJOR MANERA, CON MAYOR RESPONSABILIDAD, Y CREO QUE ELEVANDO EL DEBATE POLÍTICO A MEJORES CONDICIONES”

¿Cuál es tu opinión sobre las protestas en Chile y sobre la realidad de prisión política que existe en nuestro país? ¿Cómo miras el proceso de aquí de Chile?

Primero, miramos el proceso de esta hermandad de Pueblo a Pueblo. Vemos que es importante la comunicación para poder tener calidad de la información, porque hay un bloqueo de cuáles son las arbitrariedades que se están cometiendo con las personas privadas de libertad, con los presos políticos producto de las protestas, a quienes envío toda nuestra solidaridad, a su huelga de hambre, a sus medidas de hecho. Creo que es importante el rol de los mecanismos de defensa de Derechos Humanos a nivel internacional, sólo ahí vamos a poder romper el cerco. Lo que ha pasado con los presos de la movilización tiene que ser otra causa que nos tenga movilizados, porque no puede suceder de que la gente que está ahora privada de su libertad, con un sinnúmero de dificultades, ya que tú sabes que estando ahí, adentro de la cárcel, tienes muchas cosas que se vulneran, de cosas que se restringen y de derechos que son ausentes. En la cárcel que yo estuve a veces no había agua, una celda de 2 x 3 estábamos 12 personas, habían problemas de seguridad, hay problemas de toda índole, respecto a la alimentación, a muchas cosas. Creo que hay que fortalecer las agrupaciones de defensa de los Derechos Humanos, de amigos y familiares de los presos, creo que hay que impulsar una campaña de acción global para la denuncia de los presos políticos y creo que esto es el resultado de la valiente movilización de todos los Pueblos.

Lo que paso para nosotros en Chile ha sido también un referente, un referente en el que también encontramos derroteros, porque ahí también hay puntos de encuentro, porque las características pudieran ser similares, pudieran haber sido superadas todas las agendas de lucha política de las organizaciones, y pudio haberse convertido en un espacio no necesariamente homogéneo, sino diverso, plural, en donde convergían ideas, fuerzas, iniciativas. A nosotros nos ha parecido muy interesante post movilizaciones de Chile, el proceso de ir al territorio a construir la agenda de lucha, o la agenda del Pueblo, para someterla a una construcción y que tenga un destino más concreto. Para nosotros ha sido importante la experiencia de Chile, por el rol de los sectores, por la capacidad de reinventar, por el valor y el agregado que le dieron con mucha creatividad y amor a todo lo que hizo que se recupere la mística. Veníamos de unas militancias casi ya intangibles, por querer hacer todo por WhatsApp, pero ahora todos los canales sirvieron para garantizar una mínima coordinación, para poder activar redes de apoyo y solidaridad. En Chile como en el Ecuador, sucede que se articularon los abogados, los médicos para atender a la gente que fue lesionada en las movilizaciones. Creo que es importante esa experiencia, pero no tiene que ser una experiencia que nos aleje, y que nos ponga a estudiar la movilización, sino que inmediatamente nos de saltos, inmediatamente nos de posibilidades para discutir la política, para disputar el Poder y para solucionar los problemas de la gente. En la movilización de Chile entiendo que estaban depositadas un sinnúmero de reivindicaciones que aún no han sido solucionadas, entonces ¿qué vamos hacer para solucionar eso? Es una experiencia que debemos sacar a limpio, porque también aquí, en el Ecuador, se derogo el decreto 883 pero en la Pandemia se liberalizo el precio de los combustibles, y el día de hoy amanecimos con un nuevo precio de Diésel, y no sabemos qué va a pasar con la gasolina. Entonces lo que en la calle los compañeros lograron perdiendo vidas, a través de una justificación criminal, han logrado poner nuevamente implementar esta política antipopular. Creo que lo del Pueblo de Chile, ha una de las cosas que a nosotros nos ha llenado, primero de mucho orgullo, de sabernos hermanos de la Patria Grande, segundo, de saber que ahí también hay un sinnúmero de tareas pendientes, desde la imagen, desde la misma construcción artístico-estética, como decía la mística. Creo que hay enormes cosas, pero también hay desafíos que debemos asumir de mejor manera, con mayor responsabilidad, y creo que elevando el debate político a mejores condiciones. 

¿Crees posible hacer algo en conjunto entre los Pueblos de nuestra América Morena respecto a las movilizaciones populares y contra la Prisión Política?

Creo que es fundamental, y en este momento es estratégico. Hoy temprano tuve una entrevista con los hermanos del MST,  y les decía que era extraordinaria por ejemplo la campaña que hicieron por Lula libre. Creo que ha sido una de las experiencias respecto a un preso político importante, pero creo que esa podría ser una de las ideas que nos permite converger. Yo creo que las acciones globales son posibles en la medida de que haya objetivos en común, que es en este momento el detener la criminalización, detener la persecución política, detener esto que los gobiernos neoliberales de derecha y fascistas están haciendo en Latinoamérica. Yo creo que está sucediendo, y está sucediendo con lo que estamos en este momento haciendo. Hemos tenido facilidades en un sinnúmero de países para poder hacer nuestra denuncia, y ha sido producto de la voluntad política de los espacios organizados, entonces creo que hay que trabajar a la posibilidad de un gran espacio de articulación para los presos políticos.

Latinoamérica tiene unos presos unos presos políticos que nos ha llenado de mucho valor en su referencia, por el sacrificio y compromiso, como la misma Milagrosa Salas en Argentina, un sinnúmero del Pueblo Mapuche, que ahora con cada uno de sus dirigentes o con sus compañeros y compañeras que también nos dan otra comprensión de la lucha que debemos de protagonizar. Creo que es fundamental y creo que es factible. Si Chile tiene agrupaciones de familiares y amigos, Argentina tiene agrupaciones, debemos promover una plataforma, inmediatamente debemos comprometernos. En el Ecuador tenemos, y tenemos la voluntad. Cuando nosotros estuvimos presos inmediatamente nuestros amigos y familiares constituyeron este espacio que ha venido trabajando digamos de manera comprometida. Creo que ha sido fácil por ejemplo incluso desde obtener los comunicados de solidaridad, que para nosotros son importantísimos. Un preso que recibe una carta, un preso que recibe algún comunicado, un preso que sabe que se está levantando su bandera en otro país, se siente primero acompañado, se eleva su moral y se garantiza que se está defendiendo sus derechos. Y eso lo más importante. Se afecta no solamente el que está preso, sino también a su familia, porque también se violentan sus derechos, al ser humillada en las puertas de las cárceles para que los revisen todo, ser  parte también de la persecución y el escarnio público, entonces ellos de alguna manera entran presos, y creo que hay que sintonizar con esta causa que debemos solucionarlos. Es responsabilidad también de nosotros que en la medida que, primero, hagamos el compromiso no dejar a ninguno sólo. Si se soluciona lo de uno tiene que solucionarse lo de todos, y para esto debe servir la solidaridad efectiva de Pueblo a Pueblo. Pues yo creo que hay enormes posibilidades, creo que es inmediato que hay hacerlo, porque como se viene y se avizora el futuro, solamente la solidaridad de Pueblo a Pueblo nos va a permitir en esta América Morena construir una alternativa.

Link entrevista: https://www.facebook.com/agrupacionguacolda/videos/1225758014425146/