OPINIÓN – Criando Cuervos

melero

Por francisco Miño

No hace mucho la cámara de Diputados aprobó el primer trámite legislativo sobre el “Proyecto de Retiro del 10% de las AFP”, cuestión que a primera vista no merece gran análisis, pero que a nosotros los vecinos de Pudahuel nos debería dar peculiar interés saber cómo votaron los diputados que dicen “representarnos”.

Para no hacer más densa esta materia es necesario recordar quienes fueron los LASTRES, que en un estéril intento, trataron de revertir la votación  para favorecer a las AFP y al empresariado, a costa de los trabajadores que hoy pasan hambre.       Los honorables en cuestión son: Pepe Auth (abstención), Mario Desbordes (abstención), Joaquín Lavín Jr. (Abstención) y Patricio Melero (en contra), todos, por su puesto, engordados y mantenidos por los impuestos que los trabajadores chilenos generamos.

Creo es necesario hacer especial hincapié en el Diputado Patricio Melero, pues no solo es el único diputado del distrito con la suficiente desfachatez, como para votar explícitamente en contra del proyecto del 10%. Sino que además es uno, sino, el diputado más “PELIGROSAMENTE” inserto en la política comunal.  Dicha inserción, la logra a través del concejal Bernardo Norambuena González, el cual a su vez, es funcionario administrativo del diputado Melero recibiendo por su servicio el no despreciable monto de $485.282 mensuales, que recibe además de su remuneración como concejal de Pudahuel.

Lo anterior no es solamente escandaloso por el hecho de que un concejal se surta de dos dietas pagadas por el estado, sino que es escandaloso porque que a través del “funcionario administrativo” el diputado Melero tiene asegurada una cuota permanente de proselitismo, pagada gentilmente por todos los chilenos, pues cada que vez que el diputado pisa alguna sede social o vecinal dentro de Pudahuel, es bajo el alero de su funcionario Bernardo Norambuena. Esto es mucho mas habitual de lo que creemos, pues tanto el señor Norambuena como el señor Melero llevan casi 30 años ejerciendo de la misma manera. Además, este tipo de prácticas son replicadas en Til-Til y Quilicura, ya que en la nómina del señor  Melero figuran como sus funcionarias las concejalas Eva Aburto (hoy alcaldesa) y Claudia Donoso.

Tal vez, lo más desgarrador no sea que militantes y partidos del gobierno como la UDI nos saquen los ojos (literalmente), sino que nosotros, tanto por ignorancia como por omisión, hemos abierto la puerta a estos CUERVOS.        Por eso vecinos, vea bien a qué tipos recibe en su población, a que sujeto va a pedir favores en la municipalidad, o a que candidatos les da su voto en las próximas elecciones,  pues como ya sabemos, estos están inmersos entre nosotros, ofreciendo “ayudas” o “favores” tanto a individuos, como a organizaciones “sociales” para seguir usufructuando de la teta del estado a costillas del pueblo chileno, sin importar el daño que con sus nefastas gestiones nos hacen a todos.¡Nunca más Melero y Nunca más Norambuena! .