Artículo de opinión: Desconfinamiento, ¿A la medida de quiénes?

Por Bautista

Esta planificación representa una nueva manera de cargar el peso de la crisis a los que menos tienen. Sacrificar al conjunto de trabajadores y trabajadoras de los diversos sectores productivos a fin de salvaguardar la riqueza de unos pocos, el cual ha sido el principio rector de cómo ha afrontado el gobierno la crisis

Durante el día de ayer, fue presentado al país mediante la cuenta diaria en medio de la contingencia por la pandemia el plan de desconfinamiento denominado “Paso a paso” que no ha estado exento de cuestionamientos, fundamentalmente en su elaboración y contenido. Para la actual y agravada crisis social, económica como política, todos los medios por los que se mueve el actual gobierno pueden ser vistos con desconfianza.

Y es que la polémica con respecto a cómo piensa el gobierno de Piñera comenzar un desconfinamiento empezaba antes de ser presentado formalmente, puesto que era denunciado desde diversas trincheras el inexistente diálogo con instituciones y organizaciones propias de la sociedad civil como el caso del Colegio Médico, donde su presidenta denunciaba un nuevo cierre al diálogo, tal como sucedía con el fracasado plan “retorno seguro” durante el mes de mayo. Lo mismo sucedería con el alcalde de Valparaíso Jorge Sharp, quién respondía a la propuesta del ministro Paris argumentando que “Ya tenían todo cortado” develando una inexistente retroalimentación entre autoridades.

Cabe mencionar en este punto, la realización de estudios como el publicado por la USACH entre otros investigadores, dónde hacen hincapié en demostrar que la baja constante en la aplicación de PCR en la región Metropolitana, ha arrastrado a una baja de positividad a nivel nacional [1]. “Resquicio” estadístico, si lo queremos colocar así, que no es coincidencia y que forma parte del actual panorama económico que el gobierno pretende afrontar mediante esta nueva planificación de desconfinamiento.

Basta poner atención de manera detallada a la composición de cada fase del plan para poder establecer un criterio que determina cada punto: el dinero. La segunda fase, denominada Transición presenta límites y aperturas tales como la movilidad durante días de la semana, cuarentena durante sábados, domingos y festivos como la continuidad del toque de queda. ¿Acaso estamos en presencia de una nueva norma imaginaria como fue el caso de dividir cuarentenas por calles? A juicio personal, claramente sí. No es coincidencia que sean los días de semana los días donde se disponga la movilidad. Y es que acaso han acabado las “buenas intenciones” de cuidar a sus trabajadores y han tomado la ofensiva por la reintegración a las empresas -no esenciales-.

El último destape, asociado al funcionamiento de empresas tabacaleras -que son parte del amplio grupo de empresas no esenciales que han funcionado al amparo del desinterés de las fiscalizaciones del gobierno y los medios de comunicación oficiales- demostró una vez más la dinámica del gobierno de Piñera. Ya no basta con las disputas parlamentarias por salvar el negocio de las AFP, sino que hoy el gobierno está tomando la actual crisis sanitaria para darle la espalda a la clase trabajadora nuevamente.

Esta planificación representa una nueva manera de cargar el peso de la crisis a los que menos tienen. Sacrificar al conjunto de trabajadores y trabajadoras de los diversos sectores productivos a fin de salvaguardar la riqueza de unos pocos, el cual ha sido el principio rector de cómo ha afrontado el gobierno la crisis. Con un plan que además mantiene las condiciones de represión y persecución que instaló Piñera desde la misma noche del 18 de octubre y que no ha cesado hasta el día de hoy. Pero la olla a presión sigue y sigue tomando fuerza en formas insospechadas, a pesar de que el gobierno y la clase dominante continúan sin escuchar ni ver la miseria y la precarización de la vida en que está sumida la clase trabajadora.

Notas

[1] https://lavozdelosquesobran.cl/paso-a-paso-estudio-de-la-usach-demuestra-que-aun-no-es-el-momento-para-el-desconfinamiento/